Consejos para leer las etiquetas de las botellas de vino

 

La elección de un buen vino depende de varios factores que indiquen cómo este podrá ser degustado por el consumidor. Una de las maneras más eficaces de asegurarse realizar la elección ideal es a través de su etiqueta con la información que esta refleja. En ella se pueden observar datos de interés que sirven como una hoja de vida del vino que se tiene entre las manos. Para los que aún tienen dudas de cómo leer las etiquetas de los vinos hoy les revelaremos en qué consiste cada uno de sus apartados. 

Elementos de una etiqueta de vino

La elección de un buen vino depende de varios factores que indiquen cómo este podrá ser degustado por el consumidor. Una de las maneras más eficaces de asegurarse realizar la elección ideal es a través de su etiqueta con la información que esta refleja. En ella se pueden observar datos de interés que sirven como una hoja de vida del vino que se tiene entre las manos. Para los que aún tienen dudas de cómo leer las etiquetas de los vinos hoy les revelaremos en qué consiste cada uno de sus apartados.

Las etiquetas de los vinos se encargan de informar al comprador las características individuales del producto que se tiene en las manos. Información sobre su cosecha, su origen, elaboración y otros datos de interés son reflejados para que los usuarios puedan elegir el de su preferencia. Gran parte de los elementos de las etiquetas del vino son incorporados por disposiciones legales, por lo cual los más comunes que se encontrarán son los siguientes:

La marca comercial del vino

Es uno de los criterios que tienen mayor peso a la hora de seleccionar una botella de vino. La marca es la carta de presentación de estos, y existe más de un centenar reconocidas mundialmente por su calidad, gusto y reputación.

El productor

El productor es la organización que ha elaborado o embotellado el vino, y al igual que las marcas comerciales, existen decenas que gozan de una reputación mundial y que deben ser el segundo criterio que decida la elección del vino. La mayor parte del tiempo se deslinda de la empresa que los distribuye.

El lugar de elaboración

El cual generalmente también reseña de dónde proviene la uva que se ha utilizado. De esta forma este elemento refleja el país de procedencia de la cosecha y el lugar donde se ha realizado su procesamiento y embotellado.

La denominación de origen

Los vinos que cumplen altos estándares de calidad deben estar inscritos en una denominación de origen. Los vinos que pertenecen a este grupo cumplen con una serie de características que les aseguran a los compradores que están obteniendo un producto de calidad. Si el vino seleccionado forma parte de esto, aparecerá en él un sello del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de su país y que será un aval de la naturaleza del mismo.

El volumen de alcohol

Expresado en volúmenes totales y que suele oscilar entre 10 % y 14 %. Los vinos de Jerez y de Oporto suelen tener una graduación más elevada que las demás clases. Generalmente los vinos tintos poseen un volumen alcohólico de 12º o 14°; los blancos o rosados entre 10º y 12°.

El año de la cosecha (reflejado también como año)

El cual hace referencia al periodo en que fueron recolectadas las uvas para la elaboración del vino. Suele aparecer en la etiqueta frontal, aunque también es común que aparezca en el corcho, la contraetiqueta o en el cuello de la botella. Se clasifican en excelente, buenas o regulares, y se evalúan en función a los dictámenes del Consejo Regulador. Las particularidades climatológicas, de producción, recolección y demás determinan la calidad final del vino.

En vista de esto, el año de la cosecha, añadirá al consumidor la información que le permitirá emitir juicios de valor respecto a la calidad del vino. Este elemento también es de utilidad, pues indica al usuario el momento recomendado para su consumo. Debido a la variedad en cuanto a la producción de las marcas se debe consultar las indicaciones particulares para cada caso.

La concentración de azúcares (solo en vinos espumosos)

De esta forma estos pueden ser clasificados en secos, semisecos, extra seco, dulces, brut, brut nature y demás. Estas categorías varían en función de la cantidad y el tipo de azúcar usado en su elaboración.

Además de los criterios reseñados, también deben aparecer el número de lote, la capacidad de la botella, la posibilidad de reciclado, la presencia de sulfitos (para evitar alergias en ciertos consumidores) y otros datos de interés menor.

Partes extras de las etiquetas de vino

Dependiendo de la naturaleza de la botella que se está comprando es posible que en ella aparezcan otros datos complementarios que, junto con los demás, conformarán el perfil general del vino. Los posibles elementos que puedan figurar en las etiquetas de estos son:

  • El tiempo de permanencia: los vinos se dividen en dos clases: los jóvenes y los de crianza. Los primeros se embotellan y distribuyen inmediatamente después de la fermentación, los segundos son los que se conservan en barriles por más tiempo. Estos últimos, a su vez, se dividen en tres clases dependiendo del tiempo de permanencia: los de crianza, los de reserva y los de gran reserva. Elementos como el olor, el color, la textura y demás tendrán una variación según el tiempo correspondiente.
  • La variedad de las uvas: que determinan la acidez, el olor y el color de vino. Las botellas pueden estar compuestas por una producción mono varietal (donde se usó un solo tipo de cosecha) o una producción de ensamblaje (donde se usó uvas de cosechas diferentes).
  • Recomendaciones para la cata: que indicarán al consumidor la mejor forma de catar el vino que se ha adquirido. Junto con esta información es probable que aparezca la forma en que se ha producido, los galardones nacionales o internacionales que ha obtenido la bodega y otros datos para elevar el interés.
  • Recomendaciones de maridaje y servicio: que incluirá información de la temperatura ideal para consumirlo, recomendaciones para su presentación y los platos gastronómicos que pueden hacer exaltar su sabor.

De esta forma elegir el mejor vino será mucho más fácil si se siguen las indicaciones que se reseñan en su etiqueta. Con la información reseñada los que deseen iniciarse en la cata de vinos podrán empezar a familiarizarse con los elementos que distinguen a un vino de calidad de uno regular. Para poder aprovechar la botella al máximo lo ideal es que se sigan las recomendaciones adicionales de consumo o conserva de la misma.

Comentarios

Danos tu opinión

Los campos con * son obligatorios.